Las vicuñas

Las vicuñas Vicugna vicugna son los camélidos más pequeños, pesan aproximadamente 45 kg. Su color es beige en el lomo y las patas y en la panza es blanco, y tienen la fibra más fina del mundo. Su distribución se limita a la Puna, a más de 3000 metros sobre el nivel del mar (Fauna Argentina, 1985).

Las vicuñas tienen un ajuste adaptativo muy importante a las condiciones de las estepas altoandinas y puneñas. Por su forma de alimentarse se las ha denominado "pastoreadores de bajo impacto" lo que significa que las vicuñas no ponen en juego la posibilidad de recuperación de las pasturas.
A diferencia del resto de los camélidos y camellos, las vicuñas son "bebedoras obligadas" (Koford 1957, Franklin 1982).

Dos estudios sobre comportamiento realizados en poblaciones argentinas (Reserva de Laguna Blanca y Abrapampa) confirman esta apreciación determinando también los desplazamientos necesarios y los horarios de mayor uso del recurso agua (Vilá y Roig 1992 y Vilá y Cassini 1993).  Las vicuñas son territoriales y su organización social se basa en grupos familiares y grupos de animales solteros cuya distribución es muy variable siendo comunes las fusiones y fisiones de los mismos (Vilá 1995). El número medio de animales por grupos familiares es de un macho, tres a cuatro hembras y dos crías, siendo este bastante constante desde la comparación de distintas poblaciones. Los machos defienden su territorio con peleas (Vilá 1992).

Las hembras de vicuña que viven en los territorios comen la mayor parte del tiempo debido a que una semana después de parir entran en celo, quedando preñadas y por lo tanto gestan (1 año) mientras que amamantan a su cría por 8 meses en forma simultánea (Vilá y Cassini 1994). Cuando nacen las crías son muy grandes ya que pesan aproximadamente el 15% del peso materno siendo  esta también es una adaptación a las condiciones rigurosas de la Puna.

A las vicuñas se las comen los pumas si no andan extinguidos por ahí, y a las crías chiquitas (tequis) se las pueden comer los zorros, aunque el peligro mayor para todos los camélidos son los grupos de perros asilvestrados o cimarrones y la caza furtiva.

Las vicuñas son "joyas vivas" ya que poseen una de las fibras mas finas del mundo con un grosor de unos 12 micrones y un largo de pocos centímetros. Esta fibra fue valorada desde siempre. La distribución de la vicuña coincidente con la del imperio incaico relaciona fuertemente a este animal con esa cultura.

Los incas tenían reglas para la explotación de estos animales que se cazaban en "chakus" cada tres o cuatro años. A muchos se los dejaba ir, a otros se los esquilaba y a algunos machos se los mataba aprovechando su cuero y  su carne.

     
     
Las hermosas vicuñas han inspirado a muchos poetas:
     

La leyenda de Coquena (fragmento)

Cazando vicuñas anduve en los cerros
Heridas de balas se escaparon dos
- No caces vicuñas con armas de fuego
Coquena se enoja - me dijo un pastor.
- Porque no pillarlas a la usanza vieja,
cercando la  hoyada con hilo punzó?
Para que matarlas, si sólo codicias
para tus vestidos el fino vellón?
- No caces vicuñas con armas de fuego,
Coquena las venga, te lo digo yo.
No viste en las mansas pupilas oscuras
brillar la serena mirada del dios?
- Tu viste a Coquena
- Yo nunca lo vide,
pero si mi agüelo - repuso el pastor;-
una vez oile silbar solamente,
y en unos tolares como a la oración.
 Coquena es enano; de vicuña lleva
sombrero, escarpines, casaca y calzón
gasta diminutas ojotas de duende,
y diz que es de cholo la cara del dios.
De  todo ganado que pace en los cerros,
Coquena es oculto, celoso pastor.
Si ves a lo lejos moverse las tropas
es porque invisible las arrea el dios.
Y es él quien se roba de noche las llamas,
cuando con exceso las carga el patrón
En unos sayales, encima del cerro,
guardando sus cabras andaba el pastor.
Zumbaba en los iros el garrulo viento,
rajaba las piedras la fuerza del sol.

Juan Carlos Dávalos

Alturas de Macchu Picchu (fragmento)

Entonces en la escala de la tierra he subido
entre la atroz maraña de las selvas perdidas
hasta ti, Macchu Picchu.
Alta ciudad de piedras escalares,
por fin morada del que lo terrestre
no escondió en las dormidas vestiduras
Esta fue la morada, éste es el sitio:
aquí los anchos granos de maíz ascendieron
y bajaron de nuevo como granizo rojo.
Aquí la hebra dorada salió de la vicuña
a vestir los amores, los túmulos, las madres,
el rey, las oraciones, los guerreros.
(....)

Pablo Neruda




     
   
Eva y Evo con vicuñas    

Eva y Perón
 
Evo Morales

Documental de la serie “Aventura Científica” del Canal Encuentro sobre nuestro trabajo: “Chakku a las vicuñas”
.: VICAM :. vicam.vicus@gmail.com
CONTACTENOS GRUPO DE INVESTIGACION OBJETIVOS INSTITUCIONAL HOME